Lunes, miércoles y jueves, de 9.00 h a 17.30 h. Martes, de 12.30 h. a 20.30 h. Viernes, de 9.00 h. a 15.00 h.

Marqués de Murrieta 51. 26005
Logroño, La Rioja.

941 080 117
info@riojadental.com

La periodontitis es un problema muy común; de hecho, se trata de la sexta enfermedad con mayor prevalencia a nivel mundial. Un 10% de la población presenta formas severas y su pico máximo se produce en torno a los 40 años, afectando por igual a hombres y a mujeres.

Las patologías de las encías a menudo se manifiestan de manera silenciosa y pasan desapercibidas si no se realizan revisiones en la consulta. Sin embargo, existen algunos signos que deben alertarnos. ¿Cuáles son los síntomas principales que me indican la existencia de un problema periodontal? Si quieres conocer la respuesta, ¡continúa leyendo este post!

Recordamos, ¿qué es la periodontitis?

Se trata de una enfermedad multifactorial que puede aparecer por genética (hay perfiles genéticos con mayor predisposición a padecer esta patología) o por factores ambientales (mala higiene oral, tabaco, apiñamiento dental…). El control de estos últimos es el que nos va a permitir frenar el avance de esta enfermedad y el primer paso para ello es identificarlos a través de un buen diagnóstico. De manera errónea se asocia esta enfermedad únicamente a factores como la edad avanzada (puede ocurrir a cualquier edad) o la herencia por parte de familiares.

Gingivitis, periodontitis y otros problemas de encía

La periodontitis no es la única patología que puede estar presente en nuestras encías. Aunque hemos hablado de que la predisposición genética tiene un papel fundamental en el desarrollo de enfermedades de encías es vital saber que el desencadenante principal de las periodontitis es el cúmulo de placa y sarro en las superficies de los dientes.

Si no hay una correcta técnica de higiene oral, limpiezas y visitas regulares al odontólogo y además hay factores que dificultan el mantenimiento (tabaco, malposición dentaria, prótesis fija, implantes dentales…) se acumulan bacterias en los dientes, dando lugar a la inflamación de las encías conocida como gingivitis.

Si la gingivitis no se trata de manera adecuada y se perpetúa en el tiempo dará lugar a periodontitis, donde además de inflamación comenzará a producirse la pérdida del hueso de sujeción de los dientes, con consecuencias irreversibles para la boca.

Hay que mencionar que existen otras patologías relacionadas con las encías y que, aunque de forma menos frecuente, afectan a los pacientes de manera importante: la presencia de frenillos mal insertados, recesiones de encías originadas por mal uso de cepillos dentales o una incorrecta técnica de cepillado, ulceraciones…

1. Sangrado de las encías

Puede ocurrir al cepillar los dientes, al comer alimentos o, incluso, de manera espontánea. No es normal que haya sangrado de las encías; el sangrado generalmente es sinónimo de inflamación. En muchas ocasiones es de las primeras señales que perciben los propios pacientes. Pero ojo, el que no haya sangrado no es sinónimo de despreocuparse, algunos factores ambientales como el tabaco o una mala higiene oral enmascaran la presencia de sangrado e inflamación, haciendo aún más difícil por parte de los pacientes el ser conscientes de que algo no está bien.

2. Retracción de las encías

Otro de los indicadores de la periodontitis es la recesión de las encías. Este proceso por el que el tejido gingival se retrae dejará al descubierto parte del diente, incluso, su raíz. Más allá de ser un inconveniente estético, generará problemas de hipersensibilidad dental y pérdida de tejidos blandos. Así que, ya sabes, si notas que tus dientes parecen más alargados de lo normal, debes ir a tu dentista para que revise tu estado de salud bucodental.

3. Espacios entre los dientes que antes no estaban

Encontrar entre los dientes espacios más amplios que antes no estaban es un signo que indica que el tejido interdental se está perdiendo y, por lo tanto, de alerta de periodontitis. En ocasiones, esos espacios están tapados por la placa y el sarro y si no se limpian de manera regular contribuyen al avance de la enfermedad.

4. Halitosis

El mar olor de la boca es algo frecuente en pacientes con gingivitis y periodontitis. La acumulación excesiva de placa y de sarro es el desencadenante principal de estos problemas y con mucha frecuencia provoca halitosis. Para evitar este problema hay que tener una adecuada higiene oral y unas encías saludables.

5. Movilidad dental

En los casos más avanzados, la periodontitis se puede manifestar mediante la movilidad dentaria. Esto se debe a la infección producida en los tejidos de soporte del diente (encía y hueso), los cuales se van destruyendo poco a poco, produciendo problemas de movilidad y pérdida dental.

En definitiva, si estás buscando una clínica dental en Logroño, en Riojadental contamos con un equipo de especialistas en periodoncia, liderado por la Dra. Ana Sánchez, que se encargará de estudiar tu caso y recomendarte la mejor opción en base a tus necesidades.

Para saber más información, te animamos a contactar con nosotros y acudir a nuestro centro.

¡En nuestra clínica dental de La Rioja estaremos encantados de poder ayudarte!

Recuerda que puedes participar a través de tu comentario y solicitar tu primera visita gratis.

¡Te esperamos!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable:Centro Odontológico Riojano S.L.
Finalidad:Obtención de tu consentimiento para responder a las cuestiones que nos planteas a través de nuestro formulario de contacto.
Legitimación:Consentimiento del interesado.Ejecución del contrato de suscripción.Destinatarios:No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la Política de Privacidad.